lunes, 10 de febrero de 2014

Esquí: la estrella del invierno



Trabajo subido por Marco  Antonio Sánchez Maurera 
(1º Bach A)

El esquí es un deporte de montaña, que consiste en el deslizamiento por la nieve, por medio de dos tablas sujetas a la suela de las botas del esquiador mediante fijaciones mecánicas.

Equipamiento necesario
El equipo básico consta de:
  • Un par de esquíes (o tablas de esquí) con sus fijaciones correctas. Unas botas de esquí adecuadas al tipo de esquí, o disciplina y las cuales han de estar ajustadas a las fijaciones de los esquíes que se van a usar en el descenso.
  • Aunque poca gente lo usa por comodidad el casco es importante, ya que por muy veterano que se sea el esquí no deja de ser un deporte extremo que implica riesgos. Cada vez más gente usa el casco en estos deportes.
  • Dos bastones, que sirven para tener una buena percepción del terreno, que permite al esquiador poder posicionarse correctamente. Los bastones dan equilibrio y ritmo además de ser muy útiles para impulsarse y para otros usos auxiliares.
  • Ropa abrigada.
  • Protecciones.
  • Dispositivo de localización, por si ocurre algún accidente.
 Modalidades
Se han desarrollado dos modalidades principales de esquí, alpino y nórdico, con distintas pruebas de tres tipos: descenso, carrera y saltos. Desde la década de 1980 se ha popularizado, como diversión y como deporte, una tercera modalidad: el esquí de estilo libre.
El esquí alpino consiste básicamente en descender cuestas bastante empinadas. Presenta varias modalidades: descenso (deslizarse por una pendiente en el menor tiempo posible), slalom (con circuitos que exigen realizar giros y eses), slalom gigante (pista más corta y giros más cerrados que en el slalom normal), super g (combinación de descenso y slalom), y paralelo (carreras por parejas, con un doble descenso en el que el ganador es el que menos tiempo ha invertido).
El esquí nórdico o de fondo, a diferencia del esquí alpino, se realiza fuera de las pistas y se esquía por superficies relativamente planas y, con él, se puede ascender, lo que permite conocer los lugares más recónditos de las montañas nevadas. La modalidad más importante dentro del esquí nórdico es el salto de trampolín. Consiste en deslizarse por una superficie inclinada preparada, desde la que se despega. Del salto, se valora la distancia recorrida, así como el estilo del saltador.
 Finalmente, en el esquí de estilo libre destacan: ballet (similar al patinaje artístico, aunque empleando esquís), figuras (giros a gran velocidad sobre una pista muy empinada), y saltos (el esquiador realiza un salto desde una rampa especial y realiza acrobacias en el aire).

Beneficios y contraindicaciones para la salud
El esquí es un deporte principalmente aeróbico (exceptuando algunas variedades de esquí de fondo), lo cual permite ejercitar el sistema cardiovascular y mejorar el ritmo cardíaco; se queman calorías y se reducen los niveles de colesterol en la sangre.  Asimismo, en la práctica del esquí se ponen en funcionamiento muchos de los músculos del cuerpo; destacan cuádriceps, gemelos, glúteos, abdominales, y los músculos de la espalda y de los hombros. También mejora capacidades físicas como el equilibrio, la coordinación, la agilidad y la concentración.
Sin embargo, el esquí no es recomendado para personas con hipertensión arterial, enfermedades cardíacas no controladas en general, o insuficiencia respiratoria crónica (por la mayor falta de oxígeno debida a la altitud). Tampoco se recomienda a las mujeres embarazadas (especialmente durante el primer y último trimestre), a los afectados por bronquitis crónica, por asma asociada al frío o al ejercicio, ni a niños menores de 18 meses.

Fuentes:

martes, 4 de febrero de 2014

Dolores de espalda



Me parece muy oportuno este artículo en estos momentos, ya que algunos de vosotros os quejáis de algún que otro dolor de espalda ahora que estamos trabajando con los neumáticos. Éstos ya suponen un peso considerable y pueden aparecer ciertas molestias si no los manejamos bien.
Ya hemos comentado en nuestras sesiones que uno de los aspectos más importantes cuando manejamos pesos es la posición correcta de nuestra espalda, pero también es necesario el entrenamiento continuo y la mejora de los grupos musculares de la parte posterior de nuestro cuerpo, así como del core.
  

Artículo subido por:  Sara Montesinos Lozano 1º Bach A


El dolor de espalda puede ser desde un dolor leve y constante hasta punzadas agudas repentinas que dificulten el movimiento. El dolor puede surgir de repente, con una caída o al levantar algo pesado. También puede empeorar poco a poco.

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?
El dolor de espalda puede tener muchas causas. Los problemas relacionados con la mecánica de la espalda misma pueden causar dolor. Por ejemplo: Discos lesionados, espasmos, tensión muscular o hernia discal...
El dolor de espalda también puede ocurrir junto con algunas otras condiciones y enfermedades tales como:
Escoliosis, espondilolistesis, artritis, estenosis lumbar, embarazo, piedras en los riñones, infecciones,endometriosis o fibromialgia.
Los tumores y el estrés también podrían causar dolores de espalda.

¿Se puede prevenir?
Las mejores medidas preventivas contra el dolor de espalda son:
-Hacer ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de la espalda.
-Mantener un peso saludable o rebajar si tiene sobrepeso.
-Mantener una buena postura parándose derecho y evitar levantar objetos pesados mientras sea posible. Si tiene que levantar algo pesado, doble las rodillas y mantenga la espalda derecha.

¿Cuál es el tratamiento para el dolor de espalda?
El tratamiento para el dolor de espalda dependerá del tipo de dolor que padezca. El dolor de espalda intenso suele aliviarse sin tratamiento, pero podrías tomar aspirina o ibuprofeno para aliviar el dolor (consulta siempre a tu médico). El ejercicio y la cirugía no suelen utilizarse para tratar el dolor de espalda agudo.

Tipos de tratamiento para el dolor de espalda crónico.
-Paños calientes o frías (o ambas)
 El calor reduce los espasmos musculares y el dolor. El frío ayuda a reducir la hinchazón y adormece el dolor profundo. Usar paños calientes o frías puede aliviar el dolor, pero este tratamiento no corrige las causas del dolor de espalda crónico.
-Ejercicio
El ejercicio adecuado puede aliviar el dolor de espalda crónico, pero debes evitarlo en casos de dolor agudo. Tu médico o fisioterapeuta puede recomendarte ejercicios adecuados para tu caso.
-Medicamentos
Los siguientes tipos de medicamentos se usan para el dolor de espalda:
Analgésicos, que son medicamentos contra el dolor, analgésicos tópicos como cremas, ungüentos y bálsamos que se aplican a la piel sobre el lugar donde siente dolor, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos , que reducen el dolor y la hinchazón.
Se pueden recetar relajantes musculares o ciertos antidepresivos para algunos tipos de dolor de espalda pero estos no funcionan para todos los tipos de dolor de espalda crónico.
-Cambios de conducta
Puedes aprender a levantar y empujar sin esforzar tanto la espalda. Hacer cambios en la forma en que haces ejercicios, descansar o dormir también puede ayudar a disminuir el dolor de espalda.
-Tratamientos de medicina alternativa y complementaria
Cuando el dolor de espalda se vuelve crónico o cuando otros tratamientos no lo alivian, algunas personas prueban tratamientos complementarios y alternativos. Los más comunes son: Manipulación, estimulación eléctrica transcutánea, acupuntura o acupresión.