miércoles, 11 de diciembre de 2013

Esguince de tobillo. Cómo evitarlo y recomendaciones




Articulo realizado por: 
Marco Antonio Sánchez Maurera (1º Bach )

Los esguinces de tobillo son una de las lesiones  más frecuentes en cualquier tipo de deporte, ejercicio, actividad física, e incluso en la vida cotidiana y pueden ocurrir al pisar mal sobre una superficie desnivelada o por un fuerte golpe en el que todo el peso del cuerpo cae sobre la articulación del pie forzando el ligamento. 

¿Qué es un esguince?
Los esguinces son lesiones de los ligamentos, y se producen tras el desplazamiento hacia fuera o hacia dentro del pie, provocando una distensión o rotura de los ligamentos del tobillo. Según la gravedad de la lesión, los traumatólogos pueden recomendar desde reposo, mucho hielo, antiinflamatorios y analgésicos, hasta la colocación de un yeso o de una bota ortopédica para evitar el movimiento.

¿Cómo sabemos que sufrimos un esguince?
 Cuando notes un pequeño tirón, normalmente acompañado del característico sonido de la rotura parcial del ligamento, necesitas dejar de mover el pie y guardar reposo durante algún tiempo: es un esguince. Estas lesiones vienen acompañadas de inflamación y dolor, provocado por la rotura de algunos capilares del tendón y de alrededor.    
Los pasos a seguir cuando aparece un esguince de tobillo serán:
  • Reposo: Según la gravedad del esguince será total o relativo, evitando la carga sobre el pie.
  • Hielo: Inmediato, 20 minutos cada 3-6 horas.
  • Elevación de la pierna, a 45º por encima de la horizontal.
  • Compresión: Mediante un vendaje realizado por un Fisioterapeuta o personal sanitario.
Ante un esguince de tobillo, no dudes en consultar con tu fisioterapeuta, te facilitará una recuperación más rápida y sin secuelas.

 Para evitar esguinces de tobillo es muy importante:
  • No realizar deporte o prácticas de riesgo ante situaciones de cansancio muscular.
  • Utilizar el calzado adecuado para cada situación. En la vida diaria, un calzado cómodo, que siente bien. Los tacones altos, zapatos que se estiran fácilmente o la suela equivocada pueden ser factores que aumenten las posibilidades de sufrir un esguince
  • Mantener un peso saludable.
  • Calentar y estirar antes de la práctica deportiva o de caminatas largas.
  • Hacer ejercicio diario y tener una preparación física adecuada que complemente la práctica deportiva.
  Recomendaciones para corredores y otros deportistas

  • Usar unas zapatillas acordes a tu pisada para no forzar tu postura natural.
  • Entrenar en terrenos lo más lisos posibles, teniendo cuidado con la hierba y con el barro en días lluviosos.
  • Calentar tobillos antes de empezar a ejercitar haciéndolos girar sobre la punta del pie.
  • Hacer algún día de técnica de carrera para evitar coger malos vicios de pisada.
  • Potencia tus tobillos con el estiramiento: busca un bordillo y sostén el peso de tu cuerpo sobre la punta del pie y rebota lentamente para reforzar tus tobillos.
  • Vestirse con el equipo adecuado, por ejemplo usar botas de protección hasta el tobillo para proteger la articulación del esguince, o vendar las articulaciones vulnerables (por ejemplo los dedos si vas a jugar al voleibol).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda?