domingo, 24 de noviembre de 2013

Nuestra sesión de Spinning

(Información extraída de la revista digital Vitonica.com)
En este artículo nos centraremos en los beneficios que la práctica del spinning puede producir a corto, medio y largo plazo en nuestro organismo. ¿Es el spinning la actividad más adecuada para ti?
A nivel muscular, la práctica del spinning nos permite fortalecer y tonificar nuestro tren inferior. Las sesiones, generalmente de 45 minutos de duración, se centran en el trabajo de piernas y glúteos, consiguiendo unos músculos más fuertes y eficientes.
Las sesiones de spinning combinan entrenamiento aeróbico y anaeróbico gracias a los cambios de ritmo, lo cual es beneficioso para nuestro corazón. El músculo más importante de nuestro cuerpo necesita ser entrenado: con el spinning lo fortalecemos y conseguimos un bombeo más eficaz.
¿Es lo más recomendable para quemar grasas? Desde mi punto de vista hay otro tipo de entrenamiento más efectivo para la quema de grasa, como realizar cardio a un ritmo moderado (una sesión de salsa o aeróbic moderada) o HIIT (entrenamiento interválico que estudiaremos y practicaremos más adelante, en la segunda evaluación). Pero quemar, quema y reduce volumen.
Si se realiza de forma adecuada, cuidando sobre todo la postura sobre la bici, se trabaja muy intensamente el core (ya sabes, la zona abdominal). En los intervalos de velocidad es necesario activar el transverso y contraer los abdominales para mantener la posición sobre el sillín y no rebotar.
El spinning es un muy buen remedio anti-stress: aparte de la producción de endorfinas que conseguimos a través del ejercicio, favorece la concentración. Te hace centrarte en los bpm de la música para acompasar la pedalada y olvidarte de todo lo que hay fuera.
Como veis los beneficios del spinning son muchos y variados, así que os animo a repetirlo de forma sistemática.

Antes de comenzar nos explicaron los siguientes consejos:
  1. ¿Es tu primera clase? No hace falta que la hagas al mismo nivel que los demás. Ten esto claro desde un principio y te ahorrarás agobios y malas experiencias. Se trata de una clase nueva, de un movimiento que es posible que no hayas realizado antes (la bici de spinning no es igual que una bicicleta estática o una de paseo), y de un ritmo al que probablemente no estés acostumbrado. La primera clase (y alguna más), a tu ritmo. Por eso trabajamos con un rango máximo y mínimo de resistencia.
  2. Regula correctamente la bicicleta: el sillín a la altura de tu cresta ilíaca, el pie derecho extendido y metido en el rastral debe tener una ligera flexión en la rodilla. Y, por último, el manillar algo más elevado que el sillín, con una postura final cómoda para ti.
  3. Vigila tu postura durante toda la sesión: recuerda que el peso del cuerpo lo debe soportar tu zona central, así que realizarás un trabajo intenso de abdomen. Intenta llevar los hombros lejos de las orejas, las cervicales largas y la cabeza mirando al frente y no hacia abajo. Una buena postura optimiza tus recursos y previene lesiones.
  4. No olvides llevar una botella de agua: ¡hidrátate! Durante las sesiones de spinning se pierde mucho líquido en forma de sudor, de modo que es muy importante que nos hidratemos de forma adecuada antes, durante y después de la clase. A lo largo de la clase habrá pausas para beber agua, pero no tienes por qué esperar: si tienes sed, bebe.
  5. No te salgas a mitad de la sesión: termínala, a tu ritmo, pero hasta el final. Siéntate cuando lo encuentres necesario, baja la resistencia si ves que no puedes más, pero continúa dando pedales a tu propio ritmo. Es una buena forma de ir adaptando a tu organismo al esfuerzo que requiere una sesión de este tipo. Realiza siempre la vuelta a la calma y los estiramientos finales: ¡no te los saltes!
  6. Bonus: ¡diviértete! Una clase de spinning no tiene por qué ser una tortura china: gran parte del atractivo de estas sesiones es la diversión pedaleando en grupo al ritmo de la música, así que aprovecha para pasar un buen rato en compañía de tus compañeros.
¿Pero es la práctica de spinning o ciclo indoor una actividad aeróbica? Si bien  podemos decir que en general el spinning es una actividad aeróbica, no lo es totalmente, sino que alterna períodos largos de entrenamiento en zona aeróbica con períodos cortos e intensos que nos llevan a una zona anaeróbica. Una combinación perfecta para acondicionar el cuerpo y sobre todo, ideal para quienes buscan adelgazar.

En fin, que rompimos el hielo con este tipo de entrenamiento colectivo en gimnasios. Desde aquí nuestro agradecimiento al Gimnasio Record por permitirnos acceder a su centro bajo unas condiciones excelentes. Jesús y yo nos lo pasamos bastante bien, lástima que no pudimos realizar la sesión, ya que debíamos estar haciendo fotos, animando,... y todo eso. ¡Enhorabuena campeones, ya volveremos más adelante!.


2 comentarios:

  1. El spinning es una práctica que aporta muchísimos beneficios a todos los niveles:
    - Físico. Fortalece huesos y músculos, ayuda a la pérdida de grasa y eliminación de toxinas, tonifica el cuerpo (especialmente el tren inferior)...
    - Mental y emocional. Al haber una gran oxigenación celular y mejorar la capacidad aeróbica, se consigue una mejor calidad de vida y resistencia física, aumentando las defensas del cuerpo y provocando una sensación de bienestar posterior a la práctica debido a la segregación de endorfinas que tiene lugar durante el ejercicio.

    Son mucho más los beneficios que aporta hacer spinning, aunque también hay que tener en cuenta las circunstancias y limitaciones personales ya que es un deporte que tiene picos de alta intensidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda?